La administración PÚBLICA gasta 30 millones de euros en licencias de Windows